RTPA, la televisión pública de Asturias podría desaparecer

06 octubre, 2011 - SatCesc

Si el tijeretazo de Cascos se lleva a cabo la Radiotelevisión del Principado de Asturias (RTPA) dejará de emitir “en cuestión de semanas” y pondrá en la calle a 800 profesionales cualificados del mundo de la comunicación. El impacto de esta decisión queda de manifiesto cuando se compara con lo que sucedería en otros sectores productivos con gran arraigo en la región. 800 trabajadores es, por ejemplo, la mitad de la plantilla de la empresa pública Hunosa, según informa La Voz de Asturias.

El anuncio de cierre no es una amenaza. Se trata de una consecuencia. Según el presidente, la Administración sólo transferirá al ente 2 de los 13 millones que le corresponde desde agosto hasta septiembre.

Con esa partida sólo podrán abonar los sueldos del centenar de empleados contratados directamente, pero no podrán cubrir ni el gasto corriente ni los contratos con productoras ni el resto de conceptos. En estas condiciones, el cierre es inminente. Fuentes de la dirección lo explican de forma gráfica, no podrán llenar los depósitos de los coches para los equipos, pagar los satélites para la emisión y ni siquiera tendrán cámaras, ya que no hay ningún operador de cámara en plantilla, porque el servicio está subcontratado.

El fin de la emisión puede ser cuestión de semanas, pero de persistir esta situación antes podrá llegar el recorte casi total de la programación, al no poder pagar a las productoras que los elaboran y al adeudarles ya alguna mensualidad. Así lo explicó ayer el director del ente, Juan José Guerenabarrena, tras conocer el contenido de la comparecencia de Cascos. Guerenabarrena señaló que “las empresas con toda probabilidad van a dejar de proveernos puesto que no cobran y además se les anuncia que no van a cobrar”.

Ahí radica la principal preocupación. No es sólo que no se haya cobrado en los dos últimos meses, es que según el ajuste del Gobierno no se va a volver a cobrar, porque no se va a cumplir con los compromisos adquiridos y con los contratos firmados. Además, la caja de la RTPA se ha quedado a cero, ya que la entidad utilizó los remanentes de tesorería para pagar el sueldo de septiembre a los trabajadores de plantilla, ya que Hacienda no les ha facilitado ni siquiera ese dinero. El director asume, por tanto, que el anuncio de Cascos “es muy grave”.

A pesar de que parece que el Gobierno no está dispuesto a escucharles, porque en las últimas semanas ha bloqueado cualquier cauce de comunicación con el ente público de comunicación y no ha respondido a las llamadas de la dirección, sus responsables insisten en que sostienen a más de 800 familias asturianas, que cerrar la RTPA sería liquidar el sector audiovisual en Asturias y que acabarían con la riqueza de un mercado que emplea a personal altamente cualificado.
Defensores

En esta batalla, la RTPA parece no estar sola. Hasta el PP, un partido que ha sido muy crítico con su gestión, critica las formas del actual Gobierno y duda de la legalidad de sus acciones. La portavoz popular, Isabel Pérez-Espinosa, fue muy clara: “Álvarez-Cascos prometió la enajenación y queríamos conocer esos planes, pero el anuncio realizado por el presidente nos dice que las suyas no son formas porque no pueden cortar el grifo sin previo aviso y poner en grave peligro el puesto de trabajo de más de 700 personas”.

El candidato de IU por Asturias a las próximas elecciones, Gaspar Llamazares, sostiene que es incluso un empeño personal de Cascos, “que tiene un claro prejuicio contra la comunicación y que pretende que la televisión quede ahogada”. El portavoz del PSOE, Fernando Lastra, habla de la “asfixia deliberada de las empresas públicas” y especialmente de la RTPA, que fue la única que citó expresamente el presidente durante su intervención. Para Lastra eso demuestra que es “un ataque directo” que ahoga a un sector económico “que está despegando en Asturias, que compromete empleo, actividad económica y modernización”. Y Javier Fernández habla de la destrucción de empleo joven.

También CCOO y UGT asisten perplejos a la agonía de la televisión. Justo Rodríguez Braga, de UGT, dice que el impago es “un rejón” al corazón de la televisión y que su cierre es una decisión precipitada que vulnera las competencias del Parlamento regional.

La Voz de Asturias

Compartir con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 7 =


En este sitio no aceptamos el uso de AdBlock, tendrás que deshabilitarlo para ver el contenido.