TCM recuerda las colaboraciones de Salvador Dalí con el cine

23 enero, 2014 - SatCesc

Para Salvador Dalí el cine mostraba “seres y objetos insólitos, más invisibles y etéreos que las apariciones de las muselinas espiritistas”. Según el pintor gerundense, “cada imagen del cine es la captación de una incontestable espiritualidad. Un sueño itinerante capaz de ofrecer nuevas posibilidades”. La contribución del pintor al mundo del cine no fue muy abundante cuantitativamente hablando pero ha regalado a los espectadores momentos verdaderamente memorables.

El 23 de enero se cumplen 25 años de la muerte de Salvador Dalí y TCM va a recordar este aniversario emitiendo a lo largo del día dos de las colaboraciones más señaladas que tuvo el artista catalán con el cine: Recuerda, la película de Alfred Hitchcock para la que diseñó los decorados de las escenas oníricas, y Un perro andaluz, el film que realizó junto a Luís Buñuel en 1929 y que significó el pistoletazo de salida del surrealismo en las pantallas.

tcm-hd

A Dalí le gustaba el cine desde niño. Le encantaban las películas cómicas de Buster Keaton y de Charles Chaplin, aunque más tarde diría que este último se había vuelto demasiado sentimental. Pero fue su amistad con Luis Buñuel lo que le acercó definitivamente a las imágenes en movimiento. Según cuenta el cineasta aragonés en sus memorias, un día, cuando visitaba al pintor gerundense en su casa de Figueres, le contó que había soñado con “una nube desflecada que cortaba la luna y una cuchilla de afeitar que hendía un ojo”. Dalí, por su parte, relató al cineasta que había visto en sus sueños una mano llena de hormigas. De aquel intercambio de visiones nació Un perro andaluz, una película que escribieron juntos con la idea de desterrar cualquier imagen que pudiera encerrar algún significado o simbolismo.

Después del impacto que supuso el estreno de Un perro andaluz, Dalí y Buñuel comenzaron a escribir juntos una nueva película, La edad de oro, pero esta vez la colaboración no funcionó. “No estábamos de acuerdo en nada”, recordaba el director aragonés. “Cada uno encontraba malo aquello que proponía el otro y lo rechazaba”. Tan solo aparece una idea del pintor en el film: un hombre andando por un parque público con una piedra en la cabeza que pasa junto a una estatua que tiene, también, una piedra en la cabeza.

Alfred Hitchcock, por su parte, rememoraba en el famoso libro-entrevista escrito por François Truffaut que no pudo realizar todas las ideas que el pintor tuvo para Recuerda, entre las que se incluían una estatua que se resquebrajaba, unas hormigas que escapaban por las grietas o a Ingrid Bergman cubierta por estos insectos.

En 1945 Dalí trabajó unos ocho meses con Walt Disney, al que admiraba profundamente, en una película titulada Destino, un film parecido a Fantasía pero repleto de imágenes dalinianas. De ese proyecto solo se llegaron a montar unos pocos segundos, aunque en 2003 el estudio completó el trabajo en un cortometraje que fue candidato a un Oscar.

A lo largo de su vida Dalí intentó, sin éxito, poner en pie varios proyectos cinematográficos. Escribió un guión para Harpo Marx titulado Jirafas en ensalada de lomos de caballo, que los productores no se atrevieron a desarrollar, y quiso dirigir una película titulada La carretilla de carne para la que, según él, necesitaba cisnes suicidas, rinocerontes arrojados desde la Fontana di Trevi y una anciana vestida de torero con una tortilla francesa sobre su cabeza rapada. ¿Genialidad o tan solo una mera extravagancia? Quizá ambas cosas, o sea, Dalí en estado puro.

Jueves, 23 de enero:

21.40 horas; Un perro andaluz
22.00 horas; Especial TCM: Dalí y el cine
22.15 horas; Recuerda

Sábado, 25 de enero:

19.25 horas; Un perro andaluz
19.45 horas; Especial TCM: Dalí y el cine
20.05 horas; Recuerda

NP

Compartir con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 5 =


En este sitio no aceptamos el uso de AdBlock, tendrás que deshabilitarlo para ver el contenido.