La venta de Canal+ no es un proceso sencillo, según Prisa

29 abril, 2014 - SatCesc

El grupo de medios Prisa, que cerró el año pasado con una deuda cercana a 3.300 millones de euros, está tropezando con algunos obstáculos en su intento de vender activos para reducir su endeudamiento.

El consejero delegado del grupo, Fernando Abril-Martorell, ha manifestado que la situación financiero del grupo se ha estabilizado gracias a la refinanciación de su deuda en diciembre y la incipiente reactivación del sector de medios tras siete años de crisis, aunque señaló que el grupo aún tenía una serie de retos por delante.

“No quiero decir ni mucho menos que todo esté resuelto ni Canal+ tiene un escenario de negocio fácil ni su proceso de venta está siendo sencillo”, dijo Abril-Martorell en la junta anual de accionistas de la compañía,

Prisa se había comprometido con sus acreedores a reducir su deuda en los próximos años en unos 1.500 millones de euros. Para cumplir este objetivo, Prisa puso en marcha el año pasado la venta de su participación de un 56 por ciento en Digital+. En esta plataforma audiovisual, líder del negocio de la televisión de pago, participan también Telefónica (22 por ciento) y Mediaset España (22 por ciento).

prisa

Una fuente familiarizada con la situación dijo en febrero que había varios grupos interesados a las que se ha dado acceso a los datos de Digital+, aunque desde entonces solo ha transcendido que Prisa sigue negociando con diversos grupos, incluyendo Telefónica, acerca de la posible venta de su participación en Digital+ sin que se haya alcanzado ningún acuerdo.

La familia Polanco pierde fuerza en el accionariado

La familia Polanco, que controlaba hasta ahora el grupo de medios Prisa con una participación superior al 30 por ciento, ha perdido su mayoría histórica en el principal grupo de comunicación español. Según un hecho relevante remitido el lunes a la CNMV, la participación de la familia Polanco se ha reducido al 24,791 por ciento desde una participación superior al 30 por ciento cuando los miembros de esta familia suscribieron por primera vez en 2011 un pacto parasocial para unir sus derechos de voto.

El descenso de su participación es consecuencia de una reciente serie de aumentos de capital relacionados con la refinanciación de la deuda de Prisa. A cambio de inyectar nuevos fondos en Prisa, un grupo de inversores institucionales ha exigido una comisión en forma de warrants que le darán una participación de hasta el 17 por ciento en Prisa y diluirán las participaciones de los accionistas históricos.

Reuters

Compartir con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 3 =


En este sitio no aceptamos el uso de AdBlock, tendrás que deshabilitarlo para ver el contenido.