Suiza probará un satélite para capturar basura espacial

07 julio, 2015 - SatCesc

Hace más de tres años que el Centro Espacial Suizo (SSC) puso en marcha el proyecto CleanSpace One, que pretende mitigar el impacto de la basura espacial que puebla la órbita terrestre. Es decir, aquellos satélites y objetos espaciales que han quedado en desuso y que corren el peligro de chocar o reentrar en la atmósfera de forma incontrolada.

Con una posible fecha de lanzamiento pensada para 2018, los participantes en el proyecto ya tienen el prototipo del dispositivo que usarán para capturar el SwissCube, un satélite de 10 centímetros que pesa 820 gramos y que orbita a unos 720 kilómetros de la superficie terrestre.

El pequeño satélite diseñado y lanzado por estudiantes suizos, lleva operando cinco años y está previsto que sea el protagonista de la primera prueba del SSC para limpiar los desechos peligrosos que orbitan nuestro planeta, según ha informado la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL).

Una red de captura

El prototipo creado se parece a una red con forma de cono que, una vez captura su objetivo, se cierra. La han diseñado ingenieros de eSpace, el centro de Ingeniería Espacial de la EPFL y del laboratorio de Procesamiento de Señal 5 Signal Processing 5 Laboratorio en colaboración con estudiantes de Microingeniería de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ginebra (HES-SO HEPIA).

Antes de llegar a esta conclusión los estudiantes valoraron construir desde unos brazos articulados con garras hasta un sistema de tentáculos.

“Este sistema es más fiable y ofrece un mayor margen de maniobra que una garra o un sistema articulado”, ha comentado el profesor de tecnología industrial en HEPIA Michel Lauria.

Así, en 2018 se podría enviar al espacio esta especie de Comecocos gigante -junto a la compañía aeroespacial Suiza S3- para capturar el pequeño satélite y, de conseguirlo, ambos se desintegrarían al tocar la atmósfera.

Los desafíos que plantea SwissCube

“SwissCube no es solo un objeto de 10×10 centímetros difícil de atrapar, tiene partes más oscuras y más claras que reflejan el sol de manera diferente, ha explicado el estudiante de doctorado del LTS, Christophe Paccolat.

Compartir con:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 2 =


En este sitio no aceptamos el uso de AdBlock, tendrás que deshabilitarlo para ver el contenido.