19 agosto, 2021 - SatCesc

Biografía del Grande Chiquito de la Calzada

Homenaje a un artista cuya vida no fue nada fácil

Chiquito de la Calzada fue uno de los artistas más emblemáticos y queridos por la audiencia española. Su nombre real es Gregorio Esteban Sánchez Fernández quien nació en Málaga un 28 de mayo de 1932 en el seno de una familia de clase media y falleció el 11 de noviembre de 2017. Desde muy temprana edad mostró su gran vocación como artista demostrando su talento en “Capullitos Malagueños” y donde pudo potenciar su espíritu artístico como bailaor y cantante de flamenco, comediante y actor. Su trayectoria artística inspiró lo que fue su nombre: Chiquito de la Calzada (Calzada de la Trinidad es el lugar donde nació su personaje).

Durante varios años consecutivo estuvo protagonizando varias películas, en 1998 a Papá Chiquito. Después salió en varias escenas en el 2003 en el Oro de Moscú, en 2004 en Franly Banderas y en 2009 Spanish Movie. Fueron muchos años de éxito que se vieron empañados después por la pérdida de su esposa Josefa que fallece en 2012, hecho que le afectó gravemente su estado anímico, alejándose por una temporada de los focos, que al parecer nunca superó. Después de su muerte, Chiquito siguió obteniendo diversos reconocimientos.  La reconocida firma proveedora MGA, desarrolló la tragaperras Chiquito. Una maravillosa pieza en videoslot donde sale Chiquito fiel a su personaje, pudiendo captar el humor de uno de los comediantes más populares del país. Además, recibió premio póstumo de la Medalla de Oro al mérito de las Bellas Artes (2017) y Medalla de Oro de Andalucía (2018).

Trayectoria artística de Chiquito de la Calzada

Capullitos Malagueños fue una compañía infantil donde Chiquito pudo experimentar su talento. Su trabajo consistía en animar fiestas de cumpleaños, bodas y diversos eventos culturales, donde poco a poco fue evolucionando hasta empezar a desarrollar y crear su personaje escrito por el mismo. Realizó cantes de flamenco que supo rentabilizar ganando un poco de dinero y obteniendo un reconocimiento moderado, logrando tener actuaciones en el circo Price, el Teatro de la Latina y el Teatro Calderón. En una de sus giras conoce su esposa con la que duró toda su vida: la bailarina Josefa García Gómez con quién se casó en 1950.

La vida de Chiquito no fue fácil. En esta época, comenzó a trabajar en una compañía al lado de Josefa García, ya siendo su esposa, realizando varias giras. Chiquito no ganaba lo suficiente para llevar una vida holgada. De hecho, fue explotado y como consecuencia vivía en condiciones de pobreza. Su mala racha no cesaba, incluso fue despedido de su trabajo, por lo que decide irse fuera del país aprovechando una oportunidad relacionada con su rublo, con el objetivo de mejorar su calidad de vida económica que llevaba con su esposa.  Estuvo en Japón por dos años. Según cuentan, no fue una de las mejores experiencias, puesto que se sentía solo y atemorizado de perder su dinero. De igual manera, en Tokio tuvo éxito, se le conocía como “Chiquito Sam” e hizo papeles interpretando fandangos, también hizo presentaciones como cantaor y tuvo un personaje de sumo con el que obtuvo mucho éxito haciendo reír al público. Ciertamente ganó bastante dinero, pero decidió regresar a España para continuar con su trabajo como comediante.

A mediados de los 90, Chiquito de la Calzada fue fichado por Antena 3 para trabajar en “Genio y Figura”. Se trataba de un programa que realizaba concursos de humor y donde varios comediantes tenían que pasar pruebas, mientras los presentadores también realizaban su número humorístico. Chiquito era uno de los presentadores fijos y se dio a conocer sobre todo por hacer un humor pasado de moda y hacer chistes malos en el que usaba una jerga anticuada y abusaba de las muletillas para alargar sus relatos que con el tiempo se hicieron muy famosas, tales como: frustro, torpedo, pecador, entre otros. Pero lejos de hundirlo fue realmente la plataforma que lanzó definitivamente su fama como artista. La sociedad española quedó prendada de su humor y sus expresiones auténticas. 

Después de este éxito, la industria del cine empezó a considerarlo como un talento que debía ser aprovechado. Varios directores de cine español le propusieron protagonizar películas, pues veían en Chiquito un humor único. De hecho, en los largometrajes podías ver el humor intrínseco del verdadero humorista. Su primer estreno fue con el director Silvano Fava en 1996 con la película Condemor, el pecador de la pradera, en la cual interpretaba a un aristócrata de Condemor que se convierte en el Sheriff de un pueblo, el cual debía atrapar a un delincuente, el Tuerto. De acción y comedia se convierte en la película más taquillera del año, obteniendo excelente crítica. Un año después salió el rodaje del la segunda parte: Brácula. Condemor II, donde el aristócrata tiene que resolver el misterio de un asesinato y las extrañas cicatrices de mordedura en el cuello.

Chiquito de la Calzada

 

Te puede interesar