08 marzo, 2010 - SatCesc

La última fase del apagón analógico afectará a más de 30 millones de personas

Este 10 de marzo comenzarán a apagarse progresivamente los últimos repetidores que transmiten la señal analógica de televisión, con lo que se iniciará la tercera y última fase del Plan Técnico Nacional de la TDT que afectará a más de 30 millones de personas

Las previsiones del Gobierno es poder acabar con la señal analógica entre el miércoles y el 30 de marzo, aunque dada la “complejidad” de esta fase, en la que se incluyen los municipios más grandes como Madrid o Barcelona, en algunos sitios el apagón tendrá que esperar hasta el último momento, según afirmó el director de la Oficina Nacional de Transición a la TDT, José Antonio Quintela.

“Estamos hablando de proyectos en los que hay más de 300 centros de emisión, no se pueda dar a un botón y se apagan todos a la vez”, comentó Quintela durante la presentación de esta última fase hace un par de semanas en Madrid. Según indicó, lo importante es que la gente esté preparada antes del 10 de marzo, ya que es la forma de asegurarse de que “no existe ningún riesgo de que les afecte el apagado”.

Esta III fase afectará a los municipios más grandes, entre ellos Madrid y Barcelona, por lo que Quintela volvió a insistir en que es importante prepararse para “evitar que nadie se quede sin ver la televisión”, e hizo especial hincapié en la necesidad de preparar las antenas para recibir la señal analógica.


Necesidad de adaptar las antenas

Es en la adaptación de las antenas precisamente donde pueden llegar a encontrarse los mayores problemas en esta última fase. Así, el Director Gerente de la Federación de Instaladores de Telecomunicaciones (Fenitel), Miguel Angel García, advirtió a finales de enero que algunas personas se quedarán por unos días sin ver la televisión en Madrid y Barcelona tras el apagón analógico si no aumentaba la demanda para adaptar a la TDT las antenas de los edificios.

García explicó que en los municipios más grandes como Madrid y Barcelona, en donde previsiblemente se apagará la señal analógica antes del 4 de abril, “no hay una demanda suficiente” de adaptación de antenas, lo que “preocupa” a los antenistas, ya que en un mes no se puede hacer todo el trabajo que falta.

“Si alguien aún no se ha adaptado que no espere a mañana, que no espere a última hora porque van a tener problemas”, pronosticó García, quien se quejó de que “la gente tiene mucha prisa en el último momento”, pero las empresas encargadas de adaptar las antenas tienen un personal limitado y “no se puede atender a todos a la vez”.

Mientras, los fabricantes de decodificadores de TDT se están preparando para una “demanda muy alta” estos últimos días antes del apagado. “A pesar de todos los mensajes que se han lanzado, hay mucha gente que el día 1 de abril se dará cuenta de que no le funciona la tele”, señaló el director general de la compañía de telecomunicaciones Gigaset, Sergio Talarewitz, quien apuntó, que por la experiencia que tienen en las anteriores fases de apagado, las ventas de decodificadores se disparan “los últimos y los primeros cuatro días antes y después del apagón”.

Talarewitz aseguró que Gigaset tiene “cerradas campañas en todas las grandes cadenas de distribución para que haya producto suficiente en grandes cantidades” y se mostró convencido de que habrá descodificadores suficientes en el mercado como para hacer frente a este “repunte de demanda”, por lo que el posible problema no será de abastecimiento, sino de que “mucha gente” que todavía “no se ha dado por aludida”, pese a la información dada, y no ha comprado un descodificador.

avatar
  Suscribir  
Notificar