02 agosto, 2018 - SatCesc

Corrupción y decaída marcan a la FIFA tras el Mundial de Rusia

Con el final de la Copa del Mundo de fútbol 2018 a mitades de julio y de la gran celebración deportiva que se vivió en Rusia pasamos recoger los distintos ingresos que suelen ganar los representantes del máximo órgano del mundo del fútbol conocido como la FIFA. Y es que hasta 2014, se han registrado ingresos por patrocinadores con un increíble aumento, pasando de 512 millones de dólares en su edición por los países asiáticos en el año hasta llegar a la suma de 1.628 millones en la edición de hace cuatro años en el país de Brasil.

Sin embargo, este momento de fiesta por beneficios percibidos una vez terminada la edición de Copa Mundial parece que no va a llegar nunca, gracias al contexto que ha presentado la FIFA en estos últimos dos años, llevando como consecuencia grandes pérdidas de dinero a la entidad. Entre varias importantes, se destacan los actos ilícitos que rodearon a la institución y su dirigencia, generando una imagen punitiva y negativa que conllevó a la desvinculación de varias empresas patrocinadoras.

Lo anterior viene explicado por los ingresos recogidos del órgano del balompié durante esta celebración del torneo, menores a los obtenidos en el país suramericano y que alcanzan el monto de 1.334 millones de dólares. En el mismo, resaltan las bajas en las inversiones de empresas para patrocinio de esta edición, así como la salida de empresas como Johnson & Johnson, Castro y Continental por los hechos ya descritos.

Rusia 2018

Para alivio de la FIFA, no todas las empresas tienen las mismas posturas y continuaron con sus respectivas inversiones, destacando antiguos aliados como McDonalds, Hyundai, Adidas, CocaCola, Gazprom, Budweiser entre otras más conocidas y así afirmando sus buenas relaciones con el ente del fútbol mundial, velando por la eficiencia de una nueva administración, presidida ahora por Gianni Infantino.

Como componente adicional y en salud y resguardo para la FIFA, el monto total de los ingresos también sobrepasó los mil millones de dólares gracias a las inversiones de empresas geográficamente mejor posicionadas que, en aras de percibir mayor atención, realizaron inversiones a favor de obtener buenos réditos publicitarios en distintas localidades del mundo.

Figurando de primera mano está la firma china de Wanda Group, quiénes llegaron a ocupar uno de los puestos más altos entre los sponsors del Mundial 2018 así como de empresas rusas que no podían dejar pasar la oportunidad de “buena publicidad” a partir de un torneo con tanta atención celebrado en su país de procedencia.

Explicado lo anterior la FIFA durante este Mundial obtuvo un monto final que no deja de ser apabullante a pesar de los distintos escándalos que han transcurrido a lo largo de estos últimos lustros, como la corrupción en las altas esferas de su dirigencia, algo que llegó inclusive a implicar a su anterior presidente Joseph Blatter y la elección de Qatar como sede mundialista para el año 2022, donde su elección fue manchada por presuntos sobornos recibidos por la directiva desatando una polémica internacional.