29 julio, 2020 - SatCesc

Llega iQUIYI, el Netflix chino a 3,4 euros mes

Con una interfície muy parecida a Netflix, Disney+ o HBO

Con casi 120 millones de suscriptores, un mercado potencial de 300 millones y una oferta casi inabarcable de películas, series, realitis, talents, programas de entrevistas y animes, la plataforma china de streaming iQUIYI llega dispuesta a convulsioniar un poco más el mercado internacional.

Fundada en abril de 2010 y perteneciente al gigante tecnológico chino Baidu (el equivalente a Google), IQ ofrece su contenido de forma legal a través de su web y su app de forma gratuita con anuncios. Pero los usuarios también puden optar por la opción sin anuncios y de pago, 3,4 euros en su versión estándar y una opción vip o premium por 6,8 euros, con contenidos exclusivos.

La mayoría de los programas, películas y series son de producción china o de países del entorno asiático, que IQ ofrece subtitulados al inglés y al español. La pujanza y aceptación de las producciones coreanas en el mercado internacional, la creciente afición de muchos jóvenes por las diferentes culturas asiáticas y también la extensa colonia china en el extranjero, decidieron hace unas semans a IQ a expandir fronteras y fijar sus nuevos objetivos tanto en el mercado anglosajón como en el latinoamericano.

La interficie de IQ se asemeja mucho en forma y funcionamiento de otras plataformas más habituales en nuestro país como Netflix, Disney+ o HBO, con la oferta segmentada por categorías, géneros, temáticas, estrenos, listas de favoritos, recomendaciones, etcétera.

Series, talents y censura

De entre la oferta de IQ, Lorenzo Mejino, coautor La vuelta al mundo en 80 series (Lince), destaca la serie The Bad Kids, que ha batido todos los récords de la plataforma durante su emisión en el mes de junio. En este thriller de 12 episodios, tres niños graban cómo un hombre trama el asesinato de su esposa.

Pero como indica a Lorenzo, todas las producciones pasan por el riguroso control de la censura china, con limitaciones en temas sexuales, de violencia y críticas al Gobierno, por lo que las produccione puden resultar un tanto blancas para el espectador europeo.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu email no será publicado.


*