09 marzo, 2022 - SatCesc

Atlético dejó escapar el triunfo en casa ante el Manchester United

En lo que fue la última jornada de los encuentros de ida de los octavos de final de la UEFA Champions League, Atlético de Madrid y Manchester United igualaron (1-1) en el Wanda Metropolitano, casa de los madrileños, dejando de esta manera, todo muy abierto para la vuelta, que será el próximo 15 de marzo en el recinto ‘Red Devil’, Old Trafford.

Más allá de la expectativa creada al enfrentarse dos de los clubes más importantes del mundo actualmente, el duelo también servía para poner frente a frente, una vez más, a Cristiano Ronaldo ante el cuadro ‘Rojiblanco’, luego de la rivalidad creada cuando el cinco veces ganador del Balón de Oro estaba en las filas del Real Madrid, en donde logró entre otras cosas, imponerse a los del ‘Cholo’ Simeone en dos finales de Champions (2014 y 2016).

La Champions es sin duda alguna, una de las competiciones más relevantes y populares del planeta fútbol, equiparable solamente con la Copa del Mundo en lo que a audiencia se refiere. Gracias a esta fama, arraigada desde hace más de medio siglo cuando se creó la competencia (1955), la misma ha adquirido una importante popularidad, entre otras cosas, por reunir a los mejores conjuntos del balompié europeo, situación que además, se ve fomentada y apoyada, a través de las alternativas ofrecidas por betfair.

En lo que fueron las acciones del encuentro, las mismas estuvieron claramente del lado local. Desde el primer minuto, la oncena ‘Colchonera’ arrinconó a sus rivales británicos con una presión asfixiante que evitó que estos pudiesen salir jugando con comodidad, y haciendo gala de un juego muy directo, como suele ser la postura del DT argentino.

Al minuto 7’, la superioridad anfitriona era tal, que se fueron arriba a través de João Félix. El jugador portugués se anticipó a su marcador, el capitán visitante Harry Maguire, para cabecear de gran manera, un muy buen centro de Renan Lodi desde la izquierda. El cabezazo del habilidoso extremo portugués fue inapelable, dejando a de Gea estático mientras el balón pegaba en el poste derecho del meta exAtlético precisamente, y subía al marcador para los de casa.

A pesar de picar adelante, Atlético no bajó el ritmo, y durante la primera parte, sometieron a un United al que le costaba enlazar varios pases seguidos. Durante la etapa inicial, la oncena ‘India’ se apoyó en el control del medio campo ejercido por Kondogbia, que se cansó de interceptar pases y robar balones, y por el mexicano Héctor Herrera, que así como cumplía en facetas defensivas y de presión, tomaba protagonismo con muy buenas y acertadas conducciones.

Pero lo más importante de todo esto, era que más allá de tener o no la pelota en los pies, el Atlético mantenía alejado al conjunto dirigido por el técnico alemán Ralf Rangnick del área de su golero, Jan Oblak. Sin embargo, los de casa, a pesar de mostrar una superioridad abrumadora en la primera parte, se fueron al descanso con una ventaja mínima, sin aprovechar aún más su mejor momento, aunado al flojo primer tiempo del cuadro inglés.

Para lo que fue la segunda parte, como era más que esperado, la causa ‘Colchonera’ bajó la intensidad luego de un frenético primer tiempo, aunque más allá de eso, seguían imponiendo su juego ante un rival muy errático, necesitando en demasía de un Cristiano que a lo largo de la noche madrileña, apareció muy poco, llegándole muy pocas pelotas dentro del área y disminuyendo su impacto acostumbrado notablemente.

Atlético de Madrid ha sido finalista de Champions en tres ocasiones (1974, 2014 y 2016)

No obstante, el Atlético terminaría dejando escapar sobre el final, lo que hubiese sido un gran triunfo pensando en la vuelta. Cuando restaban 15’ para la conclusión, Rangnick le dio entrada al joven de 19 años Anthony Elanga en sustitución de Rashford, que se fue apagando a medida que avanzó el partido, y el ingreso del atacante sueco tuvo un impacto inmediato en el compromiso.

Con tan solo un par de minutos sobre el césped, el talento nacido en 2002 logró lo que se veía francamente complicado para la visita, que no era otra cosa que estampar la paridad. Cumplidos los 80 minutos de partido, Bruno Fernandes pudo conducir un par de metros con el suficiente tiempo y espacio para habilitar de gran manera a su compañero, que quedó frente a frente ante una deficiente salida de Oblak, que no perdonó con un remate cruzado dentro del área.

Seguidamente, los de casa volvieron a la carga intentando recuperar la ventaja, estando muy cerca de conseguirlo por medio de Griezmann, que volvió tras un par de meses lesionado y pegó un balón en el travesaño. Sin embargo, el tiempo no dio para más y el Atlético de Madrid se tuvo que conformar con un empate que sabe a poco después de lo visto en el recinto capitalino.

 

Suscríbete a nuestro canal de Telegram